¿Por qué nos duelen las rodillas?

dolor-rodilla

¿Te duelen las rodillas cuando haces ejercicio? ¿Tienes molestias después de un tiempo sin salir a correr? ¿hay algún remedio para evitarlo o para que acabe ‘esa pesadilla? Son algunas de las preguntas más frecuentes de muchos deportistas a medida que pasan los años o cuando va cambiando nuestra morfología.

Las rodillas son las articulaciones más grandes del cuerpo y las que más sufren por el paso del tiempo y los desequilibrios en el peso corporal. El sobrepeso y la edad avanzada son los principales factores que intervienen en el dolor de rodillas pero existen también personas delgadas y jóvenes que pueden sufrirlos, debido en gran medida a que carecen de la masa muscular que rodea y protege a la rodilla.

Los trastornos que afectan a esta articulación van así desde la artrosis o artritis que padecen muchos mayores, hasta las lesiones provocadas por el deporte como las de menisco y ligamentos cruzados pasando por un rango intermedio en el que se encuentran las causadas por el desgaste de la cara posterior de la rótula (condromalacia rotuliana).

¿Qué deportes podemos practicar?

Practicar deporte es uno de los métodos más populares para mantener bajo control el peso pero algunos de ellos deben realizarse con mucha precaución pues pueden ser fuente de distintos tipos de lesiones para la rodilla. El fútbol o el rugby originan lesiones directas pero otros deportes como el pádel o el tenis perjudican en gran medida las rodillas, ya que son deportes que fuerzan cartílagos y partes blandas al ejercer mucha presión sobre la zona.

Podemos realizar una serie de ejercicios, muy sencillos y que son clave para fortalecer las rodillas. Son los denominados ejercicios isométricos y consisten en contraer los músculos sin estar en movimiento. Un ejercicio de este tipo puede realizarse mientras se está tumbado en el sofá, extendiendo una pierna cada vez y aplicando tensión en ella, como si se intentaran marcar los músculos en ella.

Existen otros ejercicios beneficiosos denominados propioceptivos que también ayudan a proteger la articulación como mantenernos en equilibrio sobre un solo pie en una superficie inestable como una manta o una alfombra de gomaespuma.

Tan importante es seguir una dieta saludable y realizar ejercicio moderado como utilizar un buen calzado que evite problemas articulares y de espalda… Si tus problemas persisten no dudes en asistir a un especialista o pedir consejo a algunos de los fisioterapeutas de Fisiowellness para acabar con el dolor o con la lesión que puedas padecer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deporte, Fisioterapia, Hábitos posturales, Salud y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s